Guía de Estonia




Escapada a la naturaleza estonia          6-8 horas

 

Esta excursión es una escapada a la naturaleza por el norte de Estonia para ver diferentes paisajes en una ruta bastante corta. El punto más lejano está a unos 100 km de la capital.

 

Salimos de Tallin en coche. La primera parada es en Rebala para ver monumentos funerarios del siglo VII-VIII a.C.

No muy lejos del yacimiento arqueológico de Rebala está el salto de Jägala, de 8 metros de altura, que es el salto más ancho de Estonia cuyo caudal aumenta considerablemente en primavera (en abril o a principios de mayo) cuando los ríos 

se llenan de agua al derretirse la nieve. En Estonia hay saltos y cascadas sólo en el norte del país y en la isla Saaremaa.

 

Continuamos hacia el pantano Viru, cuya edad se remonta al último período glacial. Con el derretimiento del hielo glaciar se formó un lago cuyos sedimentos de fango quedan hasta hoy en día en el fondo del mismo, debajo de la turba, que se acumula a la velocidad de 1mm/año.

 

Por el sendero didáctico que nos lleva hasta un mirador para contemplar el paisaje se puede ir incluso en silla de ruedas o con carrito de bebé.

Les enseño las plantas típicas de la zona pantanosa, hay también carnívoras entre ellas.

Así tenemos contacto con una de las zonas encharcadas típicas de Estonia que ocupan un 5,5% del territorio del país y con las turberas, que forman un 20%.

Si vamos en julio o agosto, podemos recoger arándanos negros en el bosque de pinos.

 

Para matar el hambre con comida casera estonia pasamos por alguna taberna típica en Viitna, Altja o Palmse.

 

En Palmse, que está en el Parque Nacional de Lahemaa, visitamos la antigua propiedad  de una familia de hacendados balto-alemanes que vivieron allí hasta la proclamación de la República de Estonia en 1918 y tenían en su haber como siervos a 900 campesinos estonios.

Toda la hacienda sirve de museo: la casa solariega de la familia noble de von der Pahlen con los muebles de la época, el invernadero palmeral donde cultivaban incluso la piña (el ananá) o el almacén, actual museo de bicicletas.

 

La visita a la hacienda de Palmse es opcional.

 

Si prefieren pasar más tiempo en la naturaleza, vamos a Käsmu, un pintoresco pueblo pesquero, y desde allí realizamos un recorrido por la costa que es el sector marítimo del parque de Lahemaa. Lo típico del litoral del norte de Estonia son los cantos rodados de gran tamaño por el agua, traídos aquí por el hielo glaciar.

 

 

El enlace para escuchar los sonidos grabados en el Parque Nacional de Lahemaa:

http://naturesoundscapes.eu/track/lahemaa?from=embed

 

El enlace a la web de la hacienda de Palmse:

http://www.palmse.ee/

 

la entrada de adulto a la hacienda - 7€

la tarifa de grupo familiar (2 adultos + 3 niños)- 14€

Voog. Make a website.