Guía de Estonia



Museo de arte estonio KUMU (Tallin)  1,5-2 horas

 

Vamos a visitar el Museo Nacional de Arte de Estonia en Kadriorg para ver la exposición permanente del arte hecho en Estonia desde principios del siglo XVIII hasta 1991 cuando Estonia, ocupada por la Unión Soviética, volvió a independizarse.

 

Durante la visita vemos obras de pintores academicistas, como Johann Köler, el primer estonio que se educó en una academia de Bellas Artes, esculturas de Amandus Adamson, hijo de pescador, cuya obra más famosa La Sirenita adorna el paseo marítimo de Tallin.

 

Pasando por el realismo llegamos hasta el nacimiento del romanticismo nacional en el cambio del siglo XIX al XX con obras inspiradas en la epopeya nacional estonia Kalevipoeg.

 

Vemos cómo se desarrolla el modernismo en el arte estonio y cómo siguen los pasos de los vanguardistas europeos y rusos algunos pintores estonios.

 

Vemos obras de pintores estonios que en la búsqueda de sí mismos viajaron a Italia, Alemania, Noruega, España, y por supuesto, a París, la meca del arte de antes de la segunda guerra mundial.

Disfrutamos de obras de Konrad Mägi, el pintor estonio más cotizado en las subastas de arte y también de “nuestro Henri Matisse”, posfovista Karl Pärsimägi, que no pudo desistir de su vocación y siguió pintando en talleres abandonados de París en el torbellino de la guerra hasta encontrar su muerte. Merece detenerse ante los grabados Cabaré e Infierno, de Eduard Wiiralt.

 

Con la segunda guerra mundial se produce la ruptura del arte estonio con el europeo por ocupar Estonia los soviéticos. Empieza una época de terror estalinista para todo el pueblo. Los artistas se ven obligados a seguir los cánones del realismo socialista. No hay libertad de expresión, pero siempre hay algunos que desobedecen. Entre las obras de temas impuestos por el régimen contemplamos obras de los rebeldes surrealistas y de los que sufren solos y ensimismados.

 

En los 60 surge el arte pop, reconocido únicamente en Estonia en todo el territorio de la Unión Soviética.

Les cuento las diferencias entre el pop del Oeste y el estonio.

Casi al mismo tiempo se forman varios grupos de artistas que cultivan el arte pop. Entre ellos, además de pintores, hay estudiantes de arquitectura y diseño, que dejan su huella de originalidad. Se exponen ensamblajes, obras de arte realizadas con métodos de arte encontrado.

Atrae al público la instalación hablante Gaviota.

 

En los años 70 llega a Estonia el hiperrealismo. Los fotorrealistas transfieren al lienzo imágenes captadas con sus cámaras fotográficas.

Durante el estancamiento de la sociedad soviética a partir de los 70 hasta el colapso de la Unión Soviética en 1991 destacan artistas que se interesan por los experimentos de visualizar la poesía, por el arte óptico, el minimalismo y el arte de los nuevos medios.

 

Les voy a traducir al español la obra de Raul Meel (=Raúl Sentido), El árbol, visualizada con una máquina de escribir.

 

 

 

 

La entrada que incluye todas las salas del museo cuesta 5.50€ por persona.

 

 


Voog. Make a website.